logo-la-cancha

Miércoles, Julio 23, 2014

FUENTES FIDEDIGNAS/ Luis Enrique Ramírez

 ** Los Mochis y la otra “cargada”

** Josefina La Hija Desobediente

** Carlos Pérez Gómez, la clave...

 

La ciudad de Los Mochis puede estar llamada a ser el punto nodal de un nuevo torbellino político en Sinaloa, ahora en pos de la carrera presidencial.

Y en el centro de este fenómeno, un hombre de empresa del que hasta hoy muy poco se sabe a nivel público, por su rechazo a figurar en liderazgos, cámaras, patronatos y, desde luego, partidos políticos: don Carlos Pérez Gómez.

Vayamos por partes:

PAN: LA VOZ DE ARRANQUE. Siempre se supo que “La Señal”, es decir la verdadera señal de Los Pinos para ubicar al candidato del Partido Acción Nacional a la Presidencia de la República, tenía un nombre: Jorge Manzanera Quintana.

De ser así, “La Señal”, entonces, ya fue enviada: Dos medios prestigiados de la capital del país, “El Universal” y “Excélsior”, dieron cuenta ayer de que Jorge Manzanera fue recibido por Josefina Vázquez Mota para formar parte de su equipo de precampaña, a la cabeza de un grupo de operadores políticos, entre quienes figura la senadora sinaloense Gabriela Ruiz del Rincón.

Jorge Manzanera, conocido en el ámbito panista como “El Fontanero”, fue quien asesoró políticamente a Felipe Calderón Hinojosa desde que buscó la candidatura de su partido con todo en contra, hasta que alcanzó la Presidencia de México.

Sus habilidades como operador en materia electoral están fuera de toda duda, pues Manzanera ha jugado parte activa en los procesos ganados por el PAN desde que Felipe Calderón conduce los destinos del país. De hecho, la sólida relación entre ambos parte del periodo en que Calderón fue presidente del CEN del PAN (1996-99), comité en el cual Jorge Manzanera encabezó la Secretaría de Elecciones.

Al parecer, Manzanera Quintana estuvo asesorando a Ernesto Cordero a lo largo de 70 días, es decir, los mismos en que se vio “muy movido” por todo el país el aún secretario de Hacienda. Si ahora Manzanera decide abandonarlo para irse con la diputada Vázquez Mota, resulta fácil entender el por qué.

Mientras Cordero, considerado “el candidato oficial” de Calderón, nomás no ha podido levantar su popularidad, Josefina Vázquez es la única entre los aspirantes a la candidatura presidencial del PAN que ha crecido en las encuestas, y en las más recientes, cabe observar, lo ha hecho de manera exponencial. Ya se le ubica como “la nueva puntera” del blanquiazul.

“DIOS MIO HAZME VIUDA POR FAVOR”. Este es el título de un libro de superación personal que escribió en 2008 Josefina Vázquez Mota. Casada con un experto del ramo de la informática, Sergio Ocampo Muñoz con quien tiene 3 hijas, la hoy coordinadora de los diputados federales del PAN se apresuró entonces a aclarar que su libro no era contra los hombres, sino un llamado a la mujer mexicana a tomar conciencia de su dignidad y potencialidades; a auto valorarse, pues, aún teniendo que luchar sin el respaldo de un varón.

Bueno, pues Dios no la hizo viuda, pero todo indica que está a punto de hacerla candidata a la Presidencia de la República. Sería la primera mujer en ser la abanderada del PAN en esa encomienda. Y sería también, claro, eventualmente, la primera mujer presidenta de México. Lo cual no es nada remoto si observamos la facilidad con que Josefina sabe ganarse voluntades entre el electorado.

Por lo pronto, la elección de Josefina Vázquez como candidata panista sería la única forma de que el próximo proceso electoral alcance interés y deje de ser “un tiro cantado” a favor del priista Enrique Peña Nieto. Porque contrincantes como Ernesto Cordero, Alonso Lujambio o Santiago Creel, le harían al gobernador del Estado de México “lo que el viento a Juárez”.

Josefina, en cambio, llegaría con esa aureola de rebeldía que distinguió a Felipe Calderón en el proceso interno del PAN en 2006, cuando claramente era la contraparte de la “línea oficial” del entonces presidente Vicente Fox a favor de Santiago Creel. Se acordará el lector cómo se hacía llamar Calderón: “El hijo desobediente”.

EL ARTE DE “ATINARLE”. Pocos, muy pocos, fueron quienes en Sinaloa respaldaron a Felipe Calderón en su búsqueda de la candidatura presidencial. La cargada blanquiazul sinaloense se fue con Creel.

Si, como todo indica, Josefina resulta ser “la buena” por el PAN, la historia se repetiría en nuestro estado, pues prácticamente nadie, salvo el diputado federal Adolfo Rojo Montoya, se ha pronunciado a favor de las aspiraciones de Vázquez. Y lo tuvo que hacer, recordemos, para deslindarse de aquel desplegado de apoyo a Cordero en el cual incluyeron su nombre, según él sin su permiso. Aquella aclaración del diputado Rojo, sin embargo, fue vista más como un acto de “quedar bien” con su jefa en la Cámara de Diputados, que como una real convicción.

9josefinaOTRO MOCHITENSE ESTÁ DE MODA. ¿A donde dirigirá entonces su mirada Josefina Vázquez Mota a la hora de analizar el tema Sinaloa una vez que, como esperamos, sea ungida como candidata presidencial?

Ese lugar no es otro que el hogar del empresario en el ramo de pinturas Carlos Pérez Gómez, ubicado en la ciudad de los Mochis.

Así es señoras y señores: Los Mochis vuelve a ser el centro de la cargada en Sinaloa, en este caso la blanquiazul, y con mira puesta en Los Pinos.

De ser un hombre dedicado a sus negocios, con un estilo de vida absolutamente discreto, Pérez Gómez se ha vuelto un hombre muy solicitado desde que Josefina empezó a asombrar al país con su acelerado crecimiento en las encuestas. Amigos que ni se acordaban de él, nuevos parientes y hasta gente que él ni en el mundo hacía, hoy revolotean como moscas la casa de don Carlos Pérez Gómez.

Casa, por cierto, que ha sido visitada en varias ocasiones por Josefina. Una de ellas cuando, siendo secretaria de la SEP, vino a los Mochis ex profeso para asistir a la boda del hijo de Pérez Gómez, un joven que hoy reside en el DF donde trabaja como alto funcionario del SAT.

La razón de todo esto, amigo lector, es que entre la familia de Carlos Pérez y la de Josefina Vázquez existe una estrecha amistad de muchos años, iniciada con base en los negocios (de pinturas) y luego llevada al ámbito personal.

Como se sabe, los Vázquez Mota son los accionistas mayoritarios de Pinturas Comex, consorcio cuyo director general es un hermano de la presidenciable: Luis Antonio Vázquez Mota.

En otras palabras, amigos lectores, la ciudad de Los Mochis seguirá estando de moda y ahora por partida doble. Lo decimos, sobre todo, por la señal presidencial presuntamente enviada con el cambio de Manzanera al equipo de Vázquez Mota.

Y en cuanto a don Carlos Pérez Gómez, pues le diremos, como los clásicos, “apréndase ese nombre porque dará mucho de qué hablar”…

BANDEJA DE SALIDA. La red social Twitter se ha vuelto escenario de una interesante polémica en torno a la urgencia de renovar la dirigencia del Frente Juvenil Revolucionario. Un hecho sintomático, amigos, si tomamos en cuenta que se trata del vehículo (“social network” diría la Wendy) favorito de los jóvenes para comunicarse. Una figura protagoniza el tema: Paola Gárate, quien públicamente ha recibido en twitter las mejores opiniones de los líderes de los sectores juveniles del PRI como Ramiro Garza (CNOP) y Jeovan Rosas (CNC). Pocos la han cuestionado y muchos la destacan como la óptima para renovar y fortalecer el FJR. Ha sido tal el alboroto, que el sábado Paola tuvo que admitir que, como a cualquier joven priista, le gustaría dirigir el Frente. Ya no tuvo de otra puesto que su “destape” lo hicieron los twiteros desde hace días y la definición de sus aspiraciones de su propia voz se volvió un asunto impostergable. Es un hecho que Paola Gárate tiene el consenso para que este asunto pendiente en la reorganización del PRI estatal salga sin “raspones”. Falta ver que en la dirigencia se pase de las palabras a los hechos. Hablamos de Humberto Moreira, muy en particular de Canek Vázquez, pero con copias remitidas a Guasave y, sobre todo, a El Opochi